Skip to main content
search
0

Carrito

Close Cart

Estamos viviendo momentos de intenso calor. Momentos donde los rayos de sol amenazan hasta altas horas de la tarde.

¡Es normal que te preocupes por la salud de tu pequeño! Quieres a tu niño por encima de todo y tienes cuanto menos “respeto”. Respeto porque que estas altas temperaturas y el índice de rayos ultravioleta puedan causarle alguna molestia.

Si algo está claro es que los rayos del sol son necesarios para la vida, pero un exceso de ellos puede provocar desde típicas quemaduras solares a problemas más graves.

La ropa es sin duda, uno de los principales medios de defensa ante los rayos solares.

Estamos acostumbrados a usar como principal mecanismo de defensa ante quemaduras, el protector solar (algo que sí es vital), pero no el único medio de defensa. Existen prendas capaces de proteger por mayor tiempo y ofreciendo unas optimas coberturas ante el sol.

La ropa con filtro UV está diseñada para repeler una gran proporción de rayos solares del cuerpo. La calidad o la cantidad de protección que tenga la prenda va a depender de diversos factores como el tipo de tela, la densidad, el peso, el grosor o incluso el color.

En este post vamos a contarte todo lo necesario para conocer con detalle en qué consisten las prendas con protector UV.

 

El uso de la ropa con protección solar

Todas las prendas ofrecen cierto grado de protección solar. Protección que se mide en UPF o lo que es lo mismo: Factor de Protección Solar. Sin embargo, verás que son muy pocas las etiquetas de ropa que tienen este tipo de información o han pasado por estándares de calidad que avalen la protección que ofrece a tu pequeño.

La cantidad de protección solar que tenga una prenda depende de estos factores:

Material: La ropa con protección solar suele fabricarse con partículas de cerámica ¡Si, si! Has leído bien. El tejido creado ofrece un filtro que impide que los rayos solares lo atraviesen y puedan dañar la piel de tu niño.

Densidad: A mayor densidad del tejido, más protección ofrece. ¿Cómo observar esto? Sencillo: pon una prenda frente a una ventana. Cuanto más trasparente sea, menos protección solar ofrece.

Color: Si a tu peque le gusta la ropa brillante, estas de suerte. Este tipo de colores ofrece una mayor protección solar que colores neutros o apagados. (Ahora ya sabes por qué suele ser tan llamativa). Y lo mejor: puedes lavarla todas las veces necesarias. El color seguirá tan vibrante como el primer día.

 

A la hora de elegir ropa con protección solar, ¿En qué fijarse?

En este tipo de ropa, el índice de protección solar siempre va a venir fijado en la etiqueta. Sin embargo, ocurre algo similar a los protectores solares: Hay diferentes FPS. Siendo el factor 50+ el que mejor protegerá a tu hijo.

Para que te hagas una idea de cuál es su protección, te mostraremos la siguiente tabla:

 

Rango de protección del tejido ¿Cuánto protege? ¿Cuántos rayos bloquea? ¿Cuál es el índice UPF?
15 – 24 Nivel básico De 93,3 a 95,9 De 15 a 20
25 – 39 Nivel medio De 96 a 97,4  De 25 a 35
40 – 50+ Nivel alto Más de 97,5 De 40 a 50

El principal problema es que existen muchas “copias” o “replicas” de este tipo de ropa. O bien tejidos que no ofrecen la seguridad necesaria para ser considera ropa con protección solar porque simplemente no han pasado por unos estándares mínimos de calidad. De ahí la importancia de comprar este tipo de ropa en lugares especializados y que cuenten con garantía de calidad.

 

¿Cómo usar la ropa con protección solar?

Normalmente, este tipo de ropa se utiliza como traje de baño, pero puedes utilizarla desde para hacer una acampada hasta para ir a jugar al parque. Es, sin duda, la mejor elección para el verano o la primavera.

Lo más importante es usar todas las medidas de protección de manera correcta. Al igual que ocurre con una gorra. Un traje mal colocado no hará su función: proteger.

También es relevante recordar que la ropa con protección solar es un accesorio. Un accesorio que solo protege la zona que está cubierta. Esto quiere decir que antes de ponerle el traje, debes usar protector solar por el resto del cuerpo que no se va a cubrir.

También es relevante que el niño se sienta lo más cómodo posible. Por eso, debes elegir la talla apropiada para su edad, estatura y peso. Si la ropa le está demasiado estrecha y se estira, perderá densidad y los rayos solares podrán atravesar el filtro. Si es demasiado ancha pueden quedar holguras donde los rayos penetren.

 

¿Ropa solar o protección solar?

Según expertos en la materia, la ropa ofrece un factor de protección solar fiable y continuo. Esto tiene toda su lógica: la crema se acaba yendo con el paso del tiempo, el agua o diferentes elementos que puede acelerar su desaparición. La ropa queda inamovible sobre la piel. No cambia con el roce.

En cualquier caso, es importante recalcar que la protección solar nunca puede sustituirse. Es decir, la zopa con protección UV debe ir siempre acompañada de una buena protección con crema solar.

 

Ventajas del uso de la ropa con protección solar

A estas alturas del artículo, seguro que tienes mucho más claro en qué consiste este tipo de prendas y que puede hacer por la salud de tu hijo. Pero no queremos despedirnos sin enumerarte las X ventajas que tiene su uso:

1.       Ofrece una protección constante. Es decir, no tendrás que cambiarlo cada X horas. Eso sí, tendrás que seguir renovando el protector solar en zonas que cubra la ropa.

2.       La protección no depende de la cantidad de protector aplicado. (En ocasiones aplicamos muy poquita crema, menos de la que garantiza la protección). Algo que no ocurre con este tipo de ropa, que ofrece protección total.

3.       La ropa protege toda la zona que cubre. Siempre que la talla adecuada sea la correcta.

4.       No tienes que esperar un tiempo para que la protección actué. En el mismo instante que vistes al niño, queda protegido.

5.      Se puede usar desde cualquier momento. Las cremas solares no pueden utilizarse en niños menores de 6 meses. Este tipo de prendas podrás utilizarlas desde el mismo momento del nacimiento. (Recuerda que no puedes exponerlo al sol de manera continuada tan pequeñito)

6.      Es cómoda a la hora deponerla y tiene unos diseños que les chiflan a los peques.

7.      Evita reacciones alérgicas.

8.      Gastas menos: La ropa con protección solar es una inversión. Gracias a ella gastarás menos crema solar y lo mejor: no tiene fecha de caducidad (A no ser que se le quede pequeña demasiado pronto).

Un niño salta, corre, juega y todo sin ser plenamente consciente ni del carro ni de la incidencia de los rayos de sol en su piel. Por eso lo ideal es complementar el proyecto solar con ropa con un índice de protección de 50. De esta manera podrás relajarte mientras ves como tu hijo disfruta del verano con total seguridad.

Ahora ya tienes más claro en qué consiste la ropa con protección solar y todo lo que puede hacer por la salud de tu hijo (y por tu tranquilidad).

Sus primeros dientecitos

| Sin categoría | No Comments
Aprovecha los días de rebajas Suma este cupón adicional de descuento: CHEEK22J14 Primeros dientecitos: alimentos para el primer año de vida Por lo general, la…

Nueva colección

Invierno '24

Suscribete y obtén un 20% de descuento

Debes ingresar un email válido para continuar
Se ha realizado su suscripción.